vinca@vincajardineria.com
941 26 51 58

Blog

Tips para decorar una boda en verano

Damos la bienvenida al verano con este post de tips para decorar una boda en esta estación tan maravillosa. Cada estación regala sus propias especialidades, sus propios y bellos detalles. Y el verano los tiene a raudales. ¡Te ayudamos a aprovecharlos!

La primavera tiene un sinfín de virtudes para organizar bodas encantadoras, pero el verano ofrece casi más posibilidades. Por algo es la estación más escogida por todos los novios, que centran sus nupcias entre junio y septiembre principalmente. Y el buen tiempo es el principal síntoma que explica este fenómeno, pues la estación ofrece buenas temperaturas por el día, agradables por la noche y muchas más horas de luz.

1. Utilizar los elementos de la estación

Cada estación regala sus propias especialidades, sus propios y bellos detalles. Y el verano los tiene a raudales. Quizá no sean tan llamativos como en primavera, donde las flores acaban de salir y aún mantienen su máximo color, pero sin duda posee otras muchas virtudes.
En primer lugar, el aire libre y las noches estrelladas. Las bodas de día son habituales, pero las de noche se incrementan para rebajar un poco las calurosas temperaturas del verano. En esas noches estivales, se respira frescor y una verdadera comunión con la naturaleza. Por ello, recomendamos la utilización de jardines que, por sí solos, ya aportan las maravillas de  los colores verdes y de las flores que mantengan su esplendor. Los árboles, los arbustos, las plantas y las flores sirven para rellenar cualquier espacio.
En verano, las bodas en la playa son posibles y estas suelen protagonizar los sueños de muchos novios. Para celebrarlas, los motivos marineros como las conchas o las caracolas son habituales, así como el color blanco y los azules del mar y del cielo. Este tipo de bodas, con ciertas reminiscencias hippies e ibicencas, se celebran de manera más informal, con tejidos lánguidos y elementos sencillos.
Las inmediaciones de bosques o valles también cobran mayor importancia en verano. Si bien en primavera la temperatura es más agradable, en esta época se pueden aprovechar las tardes para organizar todo tipo de bodas.

2. Jugar con el color de los alimentos

En verano se respira la alegría de quien se siente de vacaciones. El sol, la playa y los aromas del verano instauran una atmósfera única, potenciada también con los ricos y frescos alimentos de la estación. Estos poseen sabores mucho más chispeantes y llamativos, los cuales vienen acompañados de colores y formas emocionantes.
Para empezar con la bebida, hay muchas reservadas sobre todo al verano y que, además de refrescar, sirven para decorar puestos y estancias, y ornamentar el espacio